La clausura del ciclo Jerez Siempre llegaba de la mano del doctor José Miguel Merino Aranda. En la tarde del martes 6 de febrero de 2024, el médico jerezano ofreció la cuarta y última conferencia del ciclo, en esta ocasión, dedicado al 450º aniversario de la erección de la señera hermandad jerezana. Bajo el título «1928-1938. D. Juan de Mata y el Marqués de Domecq, de la reorganización de la Hermandad del Santo Crucifijo a la fundación de la Unión de Hermandades de Jerez».

En esta última sesión, José Miguel Merino Aranda, médico especialista en obstetricia y ginecología y anterior hermano mayor de la cofradía, abordó en la conferencia el proceso de refundación de la hermandad que había caído en postración a lo largo del siglo XIX y su resurgimiento en 1928 gracias a la tenacidad de un grupo de cofrades liderados por dos figuras señeras de la sociedad jerezana de la primera mitad del siglo XX, Juan de Mata y Pedro Domecq Rivero.

Para ello, se presentó el fondo documental del propio archivo de la hermandad, se apoyó en el desarrollo de todo el proceso y en datos de los numerosos artículos que al respecto fueron publicados en los libros Jerez en Semana Santa que editó la hermandad entre 1997 y 2008.

Juan de Mata y Pedro Domecq Rivero son los dos referentes, no sólo del resurgimiento de la hermandad, sino de la transformación de las celebraciones de Semana Santa en la ciudad. A ellos se deben la importación de los gustos y estilos sevillanos en la conformación de las cofradías, así como la reordenación de las manifestaciones públicas de estas en la calle, mediante el establecimiento de itinerarios regulados, horarios de obligado cumplimiento y recorrido oficial para la estación de penitencia en la, por entonces, Real e Insigne Iglesia Colegial.

Todo ello se consiguió mediante la fundación en 1938 de un organismo regulador como fue la Unión de Hermandades, gracias también al decidido apoyo de Francisco Carlos Corona Humanes en la fecha Arcipreste de Jerez.

Merino Aranda documentó también todo el proceso de fundación de esta institución, los actores participantes por las distintas hermandades y las actividades desarrolladas por la misma en su primer año de funcionamiento.

Por tanto, se completó en este ciclo un recorrido por la existencia de la hermandad en estos 450 años transcurridos, las diferentes sedes canónicas donde radicó, incluso el desarrollo urbanístico de la ciudad en la época, el análisis de las ordenanzas que rigieron estas corporaciones y los distintos avatares que conformaron su existencia en las diferentes épocas de la historia.

Juan Salido Freyre presidió una vez más una sesión que contó con la presentación de Eugenio J. Vega Geán, académico de Número de la corporación. Hay que recordar que este ciclo Jerez Siempre 2024, ha contado también con la organización del Centro de Estudios Históricos Jerezanos, así como la Hermandad Sacramental del Santo Crucifijo de la Salud y María Santísima de la Encarnación. En la clausura del acto participó Rafael Jorge Racero, hermano mayor del Santo Crucifijo, quien realizó una valoración de los actos del 450º aniversario y del ciclo celebrado en la sede académica. Además, hizo entrega de una pequeña réplica del Santo Crucifijo como muestra de agradecimiento a la Real Academia de San Dionisio por centrar las conferencias del Jerez Siempre 2024 en tan relevante efeméride.

Por último, Francisco Fernández García-Figueras, presidente de honor de la corporación, puso en valor las 37 ediciones del ciclo Jerez Siempre y felicitó a los conferenciantes que han pasado en las últimas semanas por la Academia.