La Real Academia de San Dionisio, de Ciencias, Artes y Letras abrió sus puertas este martes 18 de febrero para celebrar la última de las conferencias del ciclo ‘Jerez Siempre’. Don Ramón Clavijo Provencio, Director de la Red de Bibliotecas Municipales y Miembro del Centro de Estudios Históricos Jerezanos, fue el protagonista de la jornada y ofreció la conferencia «El discreto encanto de una historia desconocida. Hacia el 150º Aniversario de la Biblioteca Municipal más antigua de España (1873-2023)». La presentación estuvo a cargo del Académico Numerario y Vicepresidente de Letras de esta Corporación, Ilmo. Sr. Don Francisco A. García Romero.

Clavijo Provencio repasó en su exposición algunos de sus recuerdos y experiencia. Todo arrancó un mes de marzo de 1983, recién incorporado a la Biblioteca Municipal como bibliotecario, recorrió sus instalaciones llevando como guía al por entonces director de la institución Manuel Antonio García Paz. Por entonces la biblioteca se acababa de trasladar desde su primera sede en la plaza de la Asunción al edificio que el Banco de España había cedido al Consistorio en la plaza General Primo de Rivera, que empezó a ser conocida andando el tiempo como plaza del Banco. Ramón Clavijo recordó como le impresionó aquel bosque de estanterías que eran los depósitos generales y que se habían ubicado en los sótanos del edificio, apenas iluminados por unas pocas bombillas desnudas que pendían de trecho en trecho de las alturas. Ahí comenzó su relación con esta Institución, aunque por entonces ignoraba que en ella se desarrollaría la totalidad de su carrera profesional, en estos momentos en su final cuando han pasado desde aquel día 35 años. Algo que, sin duda, hacer sentir un gran privilegio al conferenciante de la que ha sido última sesión del ciclo.

Y es que la Biblioteca Municipal de Jerez, fundada un 23 de abril de 1873, pasa por ser la más antigua de España de entre las gestionadas por Ayuntamientos. En esa dilatada historia que va camino de su 150º aniversario (2023) ha protagonizado acontecimientos que la convierten en una institución singular: entre ellos ser una de las primeras bibliotecas públicas o populares de este país, es decir aquellas cuya principal finalidad era el facilitar el acceso a la cultura a las clases más desfavorecidas, o conseguir que en un período tan oscuro de nuestra historia, como la guerra civil y posguerra española, pudieran preservarse íntegras sus colecciones. Hoy esta Biblioteca custodia un tesoro patrimonial que da a esta Institución ese encanto al que alude el título, y en ella se pueden encontrar desde un códice medieval del siglo XIII, su pieza más antigua, hasta manuscritos que dan fe de un desconocido viaje oceánico en el siglo XVII realizado por un alférez de Felipe III, entre otras y no menos valiosas piezas.

Pero la Biblioteca Municipal de Jerez hoy día es también cabecera de una red bibliotecaria de cinco bibliotecas urbanas, y como cualquier Institución similar en este país, más allá de la obligación de conservar y difundir su colección patrimonial, afronta desafíos como el no perder el reto tecnológico, imprescindible en esta sociedad de la información, para así mejor servir a sus usuarios. Clavijo Provenció destacó también que no menos necesario es hacer de cada Centro Bibliotecario perteneciente a la red un elemento vertebrador del espacio urbano donde estén ubicados, convirtiéndose así las bibliotecas no solo en centros culturales de primer nivel, sino en lugares donde el fomento del asociacionismo cultural y la integración social estén entre sus objetivos.