El salón de sesiones de la Real Academia de San Dionisio, de Ciencias, Artes y Letras abrió sus puertas en la tarde del martes 9 de abril para que tuviera lugar una solemne sesión necrológica del que fuera Académico Numerario de la Corporación, Ilmo. Sr. Ángel Romero Castellano. Con ello se da cumplimiento al artículo 41 del Reglamento de Régimen Interno, según el cual, «con ocasión del fallecimiento de algún Académico Numerario, se convocará una sesión pública y solemne dedicada al mismo y en la que intervendrán los Académicos y personalidades que designe el Pleno o la Junta de Gobierno».

Don Ángel Romero Castellano falleció en Jerez el 5 de octubre de 2017 a la edad de 89 años tras una vida entregada a su parroquia así como a la diócesis jerezana. Había nacido en Lebrija el 25 de diciembre de 1928 y se había ordenado sacerdote el 15 de junio de 1952. Llegó a Jerez en 1970 como Párroco de San Miguel y ejerció el sacerdocio durante cuarenta y siete años. En esta ciudad vivió y murió siendo conocido por todos como «Don Ángel, el cura de San Miguel».

Don Ángel cursó Derecho Canónico en Salamanca y fue un prestigioso especialista en causas matrimoniales, ámbito desde el que desarrolló también una extraordinaria labor pastoral. Fue Vicario judicial de la Diócesis, Juez Eclesiástico para Casos Especiales y miembro del Tribunal Eclesiástico, del que llegó a ser Presidente.

Persona culta y bondadosa, Don Ángel, además de Académico de esta Corporación, era Colegiado de Honor del Colegio de Abogados de Jerez e Hijo Adoptivo de la Ciudad, reconocimiento que le fue otorgado en 2015.

En la sesión necrológica han intervenido los Académicos Ilmos. Sres. Don Francisco Garrido Arcas, Don Eugenio J. Vega Gean y Don Andrés Luis Cañadas Machado, así como el Presidente de Honor Excmo. Sr. Don Francisco Fernández García-Figueras, cerrando el acto el Presidente de la Corporación, Excmo. Sr. Don Joaquín Ortiz Tardío.

 

Fotografía: Imagen de archivo DIARIO DE JEREZ.