Es habitual en estas fechas cercanas a la Semana Santa que la Real Academia de San Dionisio, de Ciencias, Artes y Letras dedique alguna de sus sesiones a aquellos asuntos relacionados con la Semana Mayor. Por ello, la noche del 2 de abril fue un momento ideal para celebrar la toma de posesión del Ilmo. Sr. Don José Sánchez Herrero como nuevo Académico Correspondiente.

Acompañado de miembros de esta Real Corporación, familiares y amigos, el Doctor Sánchez Herrero ofrecía un interesante discurso de ingreso bajo el título «Algunas cuestiones referentes a la vida sacramental y a la religiosidad popular de Andalucía Occidental durante los siglos VII a XVI».

Una vez más el Excmo. Sr. Don Joaquín Ortiz Tardío, Presidente de esta Academia, era el encargado de abrir el acto y daba la palabra a Ilmo. Sr. Don Juan María Vaca Sánchez del Álamo, Secretario General de la Junta de Gobierno, quien procedió a leer la certificación de la acreditación del acuerdo de nombramiento de Académico Correspondiente por Sevilla del Doctor Sánchez Herrero.

La Académica Correspondiente, Ilma. Sra. Doña Silvia María Pérez González, sería la encarga de presentar a este licenciado en Filosofía por la Universidad Pontificia de Salamanca, en Sagrada Teología en la Universidad Gregoriana de Roma y en Filosofía y Letras en la Universidad Central de Madrid. Además, es doctor en Filosofía y Letras y ha sido profesor titular y catedrático de Historia Medieval de la Universidad de Sevilla. Tras una profunda y emotiva presentación, tanto a nivel profesional como humano, de la que fue una de sus alumnas, llegaba el turno para el Doctor Sánchez Herrero.

En su discurso de ingreso, el nuevo Académico Correspondiente marcó una clara dirección: la intrahistoria humana. En concreto trató los diferentes momentos de la vida cristiana y se acercó a algunas singularidades en la recepción de los sacramentos o algunas manifestaciones de la religiosidad popular. Para ello, utilizó como fuente los concilios y sínodos de las Diócesis de Sevilla, Cádiz-Ceuta, Córdoba y Málaga. En concreto ahondó en el bautismo, la enseñanza de la doctrina cristiana, la confesión y comunión, los pecados, la misa, la Eucaristía, el templo, el matrimonio y su problemática y desviaciones, viático, extremaunción, entierro, honras fúnebres, treintanarios; vigilias de santos y Virgen María, devoción de ver a Dios, representaciones de Navidad, cofradías, Semana Santa: celebración, representaciones, Pentecostés; fiesta profana: banquetes, bailes, juegos o toros.