Historia

Esta Academia Jerezana de San Dionisio, de Ciencias, Artes y Letras fue inaugurada el día 12 de octubre de 1948, teniendo por sede social el edificio de la antigua Pescadería Vieja, edificio neoclásico de 1799, cedido por el Ayuntamiento de Jerez, en sesión de la Permanente Municipal

Tal como se destaca en el artículo 1.º de sus Estatutos, esta Corporación Académica supuso la continuidad de otras antiguas Academias existentes en Jerez, con una trayectoria ininterrumpida desde el siglo XVIII, con el Colegio de la Santa Cruz; el Estudio General del Convento de Santo Domingo el Real, que sería el embrión de una Universidad jerezana, pasando por el Colegio de la Compañía, con sus estudios de Latinidad; la Cátedra de Sagradas Escrituras; Cátedra Magistral del Cabildo Colegial jerezano, hasta desembocar en el Real Colegio de Artes de Santo Domingo; la Facultad de Teología y la Cátedra de Casos Morales de la Real Iglesia de San Lucas. Los Estudios de Historia del Padre Rallón, datados en el Convento de la Merced Calzada, que han dado titulo a una de las obras de investigación más importante del XVIII. La Facultad de Teología, y la de Artes, la de Música y de Dibujo del Colegio de Santo Domingo van a dar paso a una actividad laica en la Sociedad Patriótica de Amigos del País, auspiciada por el Marqués de Villapanés, con una de las bibliotecas más importantes de Andalucía, a la que seguirá la Sociedad Política de Amigos del País (fundada por Miguel de Brickdale) y que se van a refundir, ya como primer esbozo de esta Real Academia de San Dionisio, en un interés por un liberalismo moderado, alejándose totalmente del absolutismo del Antiguo Régimen. La dicotomía, cuerpo y espíritu, la aparición de estudios de Economía y de Humanidades, la integración de las Escuelas Generales Mutuas, siguiendo el ejemplo de Lancaster, van a dar un realce a todo el interés por la cultura.

A fines del XIX existirá una respuesta ciudadana a los problemas culturales desde ambientes más populares con la creación de Ateneos, que padecen los vaivenes impuestos por el individualismo y las corrientes políticas y sindicales.

El fracaso de la vida ateneísta y la creación en Jerez del segundo Instituto Provincial y Técnico de Andalucía, así como una Escuela Profesional de Comercio y otra Escuela de Artes y Oficios, va a dar lugar a que sus claustros, o al menos algunos integrantes de ellos, muy abiertos a la cultura, así como un grupo democristiano, de afinidad con la Asociación Católica Nacional de Propagandistas, y un grupo de profesionales y artistas se manifiesten ante la sociedad de los años 40, al término de la Guerra Civil, y sin connotaciones políticas abran ante la sociedad jerezana una vía de encuentro con las llamadas Lecciones Públicas.

Esta relación e intercomunicación cultural dará lugar a la creación de una Academia de Ciencias, Artes y Letras, continuadora de la ya reseñada inquietud jerezana, aprobada por parte del Subsecretario de la Gobernación de la época, con el informe favorable del Ministerio de Educación Nacional y de acuerdo con el Decreto de 25 de enero de 1941, regulador del ejercicio del derecho de asociación, lo que es comunicado a los promotores de la «Academia Jerezana de San Dionisio, de Ciencias, Artes y Letras» en escrito de la Alcaldía de Jerez número 5.787, de 27 de junio de 1949. Como fundadores de esta Institución de carácter cultural figuran en la solicitud elevada a las autoridades competentes sesenta y tres personas, cuyos nombres son los de Manuel Esteve Guerrero, Antonio Fernández Rey, Fermín Aranda Latorre, Manuel María González Gordon, Luís Pérez Solero, Fernando J. Peña Ruiz, Sebastián Argudo Rivero, Adolfo Rodríguez del Rivero, José González Marín, Guillermo Ruiz Cortina Duarte, Manuel Hortas Román, Ángel Amores Riedel, Salvador de la Quintana, Manuel Chamorro Latorre, Pedro L. de Lassaletta, Juan L. Durán Moya, Manuel Crévola García, José María Quirós Carrasco, José J. Arcas Gallardo, Germán Álvarez Beigbeder, Andrés Fereán López, Sixto de la Calle Jiménez, Antonio García y García, José Girón Segura, Valentín Gavala Calderón, Luis Romero Palomo, Fernando de la Cuadra e Irizar, Victoriano Romero Palomo, José Cádiz Salvatierra, Vicente Chamorro Latorre, Rafael Romero García Pelayo, Rafael Caballero Bonald, Rafael Rodríguez Almodóvar, Juan M. González Setién, Antonio Mateos Mancilla, Enrique Bitaubé Núñez, Ramón García-Pelayo y Trevilla, Laureano Sigler Fernández, Salvador Rivero y Sánchez Romate, Javier Aguado y Aguado, José Sampalo Tortolero, Juan Miguel Pomar, Pedro Montero Galvache, Ángel Rodríguez Pascual y Vega, Gonzalo García y García, José Vázquez Villagrán, Bernardo Martí Raro, Pbro. los Rvdos. Padres Fermín Gutiérrez, Manuel Fernández Martínez, Valentín Pérez Cantero y Cayo Fernández Gamboa, Lorenzo Alonso, Fernando C. de Lassaletta, José L. Ruiz Badanelli, Fernando Carrasco Sagastizabal, Juan P. Domecq y Díez, Alberto Durán Tejera, José Mª García de Paredes, Tomás García Figueras, José Martínez Carmén, José Bustamante, Julián Pemartín y Sanjuán y Antonio López Moreno.

Tras el cambio normativo producido por la Constitución Española de 6 de diciembre de 1978 y el Estatuto de Autonomía de Andalucía, con fecha 9 de octubre de 1992, se procede a la redacción de unos nuevos Estatutos de la Corporación, siendo aprobados por Orden de 13 de enero de 1994, de la Consejería de Educación y Ciencia, de la Junta de Andalucía (BOJA de 3 de febrero de 1994), previo informe favorable del Instituto de Academias de Andalucía.

Su primer presidente será Don Ángel Rodríguez-Pascual y Vega, democristiano, sin participación política, hombre moderado y que hará de su talante personal una pieza de equilibrio en esta primera andadura. Su etapa 1948-1953 (año de su fallecimiento) será una etapa de consolidación, manteniendo el respeto municipal por esta Institución de tal manera que la cesión de la sede social tendrá un pequeño soporte en la ayuda económica que otorga el Ayuntamiento.

Le sucede en la presidencia Don José Cádiz Salvatierra, también fundador de la Corporación, catedrático de Geografía e Historia, Director del Instituto de Enseñanza Media, hombre brillantísimo, con una actividad cultural desbordante, de oratoria barroca impregnadora, que se convertirá en figura clave de la vida cultural jerezana. Es reelegido desde 1953 hasta 1967, fecha de su fallecimiento.

En 1968 es elegido para el cargo otro de los fundadores de la Academia, Don Valentín Gávala Calderón, médico, en la línea del primer presidente, con el que lo democristiano reaparece y, aunque sin sesgos religiosos, ralentiza la desbordada labor de su antecesor tratando de defender la vida académica frente al nuevo estilo democrático del Ayuntamiento, que, entre otras cosas y de forma arbitraria, quiere corregir la cesión de la sede académica, ya que fue cedida en Comisión Permanente y sin ratificación de Pleno en 1948.

Esta situación crea un clima de deterioro en la relación de la Academia y el Ayuntamiento, por lo que en las elecciones de diciembre de 1984 accede a la Presidencia Don Francisco Fernández Garcia-Figueras, psiquiatra, gran conocedor de la historia local, discípulo de Cádiz Salvatierra, que, desde su toma de posesión, inicia un cambio y adecuación a la situación actual.
Será uno de los más fervientes valedores de la integración de la Academia en el recién creado Instituto de Academias de Andalucía, a cuyo Pleno pertenece la Corporación jerezana desde 1985. Propone la aprobación de nuevos Estatutos, acomodados a la situación democrática. Declara a la Academia aconfesional, desmarcándola de unos ribetes religiosos innecesarios, pero, a la vez, queriendo rescatar la vieja tradición de su posible procedencia histórica. Se logra del Pleno Municipal una nueva sede para la Academia, firmándose el correspondiente convenio el 26 de marzo de 1990, con el cual se cede el inmueble por setenta y cinco años. El nuevo edificio, en el que se acometieron las obras de adaptación necesarias para su uso académico, está ubicado en lugar céntrico y cómodo para el público, que, con asiduidad, asiste a los actos programados. Todos los años académicos se organizan ciclos de Ciencias Artes y Letras, ciclos que se han consolidado y son una referencia en la vida cultural de Jerez. Es en esta época también cuando se aprueba el Reglamento de Régimen Interior de la Academia, redactado por la Secretaría General de la Corporación.

En 1991 Su  Majestad el Rey concede el título de Real a esta Institución y en 1994 el Instituto de Reales Academias de Andalucía celebra su Día Institucional en Jerez, siendo esta Real Academia de San Dionisio la anfitriona y dando con ello su respaldo a una labor densa e ininterrumpida, lo que nuevamente se repetiría en 2011, con ocasión de la entrega de la Medalla de Honor del citado organismo al ex Presidente de la Corporación, don Francisco Fernández García-Figueras, en reconocimiento a su dedicación a la vida académica, lo que ya había sido materializado por nuestra institución al designarle Presidente de Honor, en octubre de 2009, tras haber finalizado su prolongado mandato.

En junio de 2009 se celebran elecciones para la renovación de la Junta de Gobierno, para el cuatrienio 2009-2013, concurriendo a las mismas dos candidaturas y resultado elegido por una amplia mayoría, como nuevo Presidente de la Corporación, el doctor don Joaquín Ortiz Tardío, que en anteriores Juntas de Gobierno había desempeñado la vicepresidencia de Ciencias.

Aunque en la antigua sede de la Pescadería Vieja y especialmente durante el mandato de Don Valentín Gavala Calderón ya se llevaron a cabo numerosas representaciones teatrales, recitales poéticos y exposiciones de pintura, de dioramas de nacimientos, etc., ha sido a partir de 2010, tras un largo período en no se realizaron actividades de este tipo, cuando la Corporación retoma las mismas, ofreciendo en su actual sede diversas muestras de fotografía, filatelia o nacimientos que han tenido una magnífica acogida por parte del público. Igualmente, en abril de 2010, en colaboración con la Asociación de la Prensa de Jerez, se llevó a cabo en el Palacio de Villavicencio, del Alcázar jerezano, una exposición antológica de la obra del dibujante e ilustrador gráfico Manuel Rodríguez Romero Maro.

En enero de 2006 y en reconocimiento a su constante y generosa colaboración con la Corporación, la Academia otorga el título de Miembro Honorario de la misma a la Caja de Ahorros San Fernando, de Sevilla y Jerez, continuadora de la desaparecida Caja de Ahorros de Jerez, entidad con la que se comenzaron a materializarse estas colaboraciones, distinción que se concedería igualmente, en noviembre de 2009, a la Emisora Radio Jerez, al cumplir su 75.º aniversario y cuyo fundador Guillermo Ruiz-Cortina Duarte había sido también uno de los fundadores de nuestra Institución.

En el año 2008 la Corporación crea la figura de los «Amigos de la Academia», para reconocer la perseverancia en la asistencia a sus actos públicos de una serie de personas asiduas a los mismos, así como la colaboración con la institución de personas y entidades que han prestado su valiosa ayuda en diversos momentos y circunstancias, distinción que se otorga anualmente, coincidiendo con el acto que cierra las sesiones públicas en el primer trimestre de cada curso y que coincide también con el Concierto de Vísperas de Navidad.

Igualmente, en 2011, se creó la figura de «Benefactor de la Academia», distinción que se otorga a entidades y empresas que con sus aportaciones colaboran con las actividades que cada curso lleva a cabo la Corporación.

En marzo de 2011 y por iniciativa de la Junta de Gobierno presidida por Don Joaquín Ortiz Tardío, se inauguró en el vestíbulo del salón de actos de la sede académica la Galería de Retratos de los presidentes que han regido la Corporación, obras del académico numerario Don Juan Padilla Pardo, que, cuando se planteó la idea en una Junta General, hizo el generoso ofrecimiento de acometer la realización de los mismos para donarlos a la institución, perpetuándose así la figura de quienes, en distintas épocas, han estado al frente de la Academia.

Coincidiendo con la solemne Sesión de Clausura del Curso 2010-2011, la Academia, en correspondencia al similar acuerdo que esa Real Corporación tuvo con la nuestra en julio de 1954 y que se materializaría el 25 de mayo de 1955, nombró académico correspondiente, al Presidente de la Real Academia de San Romualdo, de Ciencias, Letras y Artes de San Fernando, institución con la que siempre ha mantenido unos tradicionales lazos de afecto y colaboración y en cuya fundación participó con la presencia e intervención de su entonces presidente, Don José Cádiz Salvatierra.

En mayo de 2012 y con motivo de una visita de una representación de dicha Institución a Jerez, la Academia recibió como miembro correspondiente de la Corporación a la prestigiosa institución bicentenaria suiza Societé des Arts de Genève, que correspondió a dicho nombramiento con similar distinción de su sociedad cultural.

La situación actual de la Academia es de una actividad creciente, con la celebración de al menos una treintena de actos públicos cada curso, destacando de entre ellos ciclos tales como «Otoño musical en la Academia», «Una mirada a las Ciencias», «Economía y Sociedad», «Medicina en la Academia», «Una visión sobre el Arte» o «Jerez, siempre», además de las Jornadas sobre Archivos Privados, presentaciones de libros y exposiciones, habiéndose consolidado como eje de la cultura jerezana y teniendo el respeto y la consideración de todo Jerez que se ufana de disponer de un foro apolítico, aconfesional, y que trabaja fundamentalmente con la máxima «para servir y no para ser servido».

La Real Academia de San Dionisio está gestionada por una Junta de Gobierno que, en estos momentos, preside el Dr. Joaquín Ortiz Tardío, siendo su Secretario General Don Juan María Vaca Sánchez del Álamo.